Homilía – Domingo 19 de julio de 2020

Señor y justicia
(Mt 13,24-43)

Queridos hermanos, Jesús nos habla hoy del gran problema que hay en el mundo: el mal. Ciertmente hay mucha gente buena pero también hay gente mala. Cuántas veces pensamos que el mal queda impune y nos preguntamos hasta cuándo actuará Dios, cuándo hará justicia sobre todo a quienes han sufrido violencia, muerte, secuestros.

Pero hoy, por medio de la parábola, el Señor nos muestra su plan, que es salvarnos a todos; Él mismo nos explica la parábola de la semilla, iniciando por que el sembrador de la buena semilla es Él, el Hijo del hombre; la buena semilla son todos los ciudadanos del reino, los que tratamos de seguir a Jesús; la cizaña son los malos, los partidarios del maligno, el que siembra la mentira, el odio, la violencia, por eso hay quienes siguen a Jesús y quienes siguen el mal; pero Dios es paciente.

En esta parábola nos damos cuenta que la cizaña se parece mucho al trigo, por eso cuando le preguntan a Jesús ¿Quieres que arranquemos la cizaña del suelo? Él dice: “No, déjenla que crezca, ya llegará el día de la cosecha, y ese día hay que recoger los granos de trigo y colocarlos en los graneros y la cizaña hay que ponerla al fuego”, por lo tanto los malvados, los que no se arrepintieron, los que no quisieron cambiar, al final de la historia serán arrojados en el horno encendido.

Yo te invito si alguna vez has fallado, vuélvete al Señor; ojalá seas buena semilla, buen trigo con tus buenas obras, para que tengas parte del Reino de Dios. Y recuerda que Dios es paciente pero al final también va a hacer justicia; conviértete al Señor y cambia tu vida.

La bendición de Dios Omnipotente, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ti y permanezca para siempre. Amén.

 

+ Mons. Luis Artemio Flores Calzada
Obispo de la Diócesis de Tepic

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *