Obispos

LOS OCHO OBISPOS DE LA DIÓCESIS DE TEPIC 

Nuestro caminar como Pueblo de Dios ha sido acompañado por siete obispos que, con su presencia solícita y cercana han podido testimoniar la presencia del Resucitado en medio de nosotros. Los obispos, que por institución divina son los sucesores de los Apóstoles, en virtud del Espíritu Santo que se les ha dado, son constituidos como Pastores en la Iglesia para que también ellos sean maestros de la doctrina, sacerdotes del culto sagrado y ministros para el gobierno de la diócesis que se les confía.

 

IGNACIO DÍAZ Y MACEDO

1º Obispo

El 19 de enero de 1893, catorce meses después de la fundación de la Diócesis, el Papa León XIII preconizó como primer obispo de Tepic al presbítero Ignacio Díaz y Macedo, perteneciente al clero de Guadalajara y el 16 de abril de ese mismo año recibió la consagración episcopal. Nació el 25 de enero de 1853 en Guadalajara, Jalisco. Fue un hombre que siempre y en todas partes se distinguió por su humildad para con los demás, por su sabiduría y por una vida sacerdotal de santidad dedicada a hacer el bien y propagar la enseñanza.

El primer Obispo de Tepic se caracterizó por su caridad, vivida lo mismo como párroco de San Pedro Tlaquepaque, o del Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, en la ciudad de Guadalajara, que como obispo de Tepic.

En Abril de 1899 se tuvo que ausentar de la Diócesis a fin de participar en el Concilio Plenario Latinoamericano celebrado en Roma del 28 de mayo al 9 de julio de aquel año. Al practicar la visita pastoral en la parroquia de Acaponeta, enfermó repentinamente de gravedad, falleciendo en dicha parroquia el 14 de junio de 1905. Sus restos mortales están en Acaponeta en el cementerio municipal.


ANDRÉS SEGURA Y DOMÍNGUEZ

2º Obispo

El 6 de agosto de 1906, el papa Pío X preconizó como segundo obispo de Tepic al Arcediano de la catedral de León, Guanajuato. El 11 de noviembre de 1906 tomó posesión de la Diócesis Don Andrés Segura y Domínguez quien la gobernaría hasta 1918.

El ministerio episcopal del obispo Segura y Domínguez coincidió con los últimos años del régimen porfirista, con el derrocamiento de éste y con el movimiento armado que habría de dar como resultado la instauración de los gobiernos emanados de la revolución, los cuales tendrían como guía una nueva Constitución con marcados tintes antirreligiosos y anticlericales.

A principios de 1918 el estado de salud del obispo había comenzado a mermar considerablemente y el 13 de agosto de aquel año, falleció en las cercanías de la comunidad de Chapalilla, Nayarit, jurisdicción de la parroquia de Santa María del Oro. Sus restos están en la Iglesia Catedral de Tepic.


DON MANUEL AZPEITIA Y PALOMAR

3º Obispo

El 23 de diciembre de 1919 tomó posesión de la diócesis Don Manuel Azpeitia y Palomar. Proveniente de la ciudad de Guadalajara. Fue licenciado en derecho civil y en derecho canónico.

A la llegada del señor Azpeitia a la ciudad de Tepic, todo parecía indicar que la situación de la Iglesia en México tomaba un giro que se percibía prometedor. El 21 de noviembre de 1918 el presidente Venustiano Carranza había enviado al Congreso de la Unión una iniciativa de reforma al artículo tercero, proponiendo, además, la derogación de los párrafos 7 y 8 del artículo 130 de la Constitución General de la República (el párrafo 7 se refiere a la facultad de las legislaturas locales para determinar el número de ministros en cada estado y el 8 al requisito de ser mexicano por nacimiento para poder ejercer el ministerio en el país)

El 23 de Abril de 1927, el obispo de Tepic y gran parte de su presbiterio fueron materialmente obligados a abandonar la diócesis.  A partir de esta fecha, solo se veían en la ciudad de Tepic los padres, Alejo Enríquez, Francisco Centeno, Trinidad Hinojosa y Anastasio Hurtado. Los tres primeros durante todo el tiempo del conflicto pues el padre Hurtado, al ser descubierto, fue deportado también a los Estados Unidos. Sus restos están en la Iglesia Catedral de Tepic.


DON ANASTASIO HURTADO Y ROBLES

4º Obispo

El Papa Pío XI lo designó como Obispo y el 12 de abril de 1936, recibió de manos del arzobispo de Guadalajara, José Garibi Rivera, la consagración episcopal.

Al iniciar su ministerio episcopal la Diócesis de Tepic mantenía suspendido el culto público en las parroquias pertenecientes al estado de Nayarit y el presbiterio estaba integrado por 71 sacerdotes de los cuales sólo 2 podrían ejercer legalmente su ministerio.

A partir de 1941, en que sufrió la última de una serie de ininterrumpidas clausuras, el seminario diocesano reanudó sus servicios. De 1936 a 1970 incrementó hasta en cuatro veces el número de sus alumnos, siendo 116 los sacerdotes ordenados durante su episcopado, lo que significó un aumento del 82% en el presbiterio.

La prudencia llevó al señor Hurtado a estar a la expectativa en todo aquello que se refería a la aplicación del concilio. Después de 34 años al frente de la diócesis, el 16 de julio de 1970, la Santa Sede aceptó su renuncia como obispo residencial de Tepic. El 24 de febrero de 1972, murió en la ciudad de Guadalajara después de 56 años de servicio a la Iglesia Diocesana. Sus restos están en la Iglesia Catedral de Tepic.


DON ADOLFO SUÁREZ RIVERA

5º Obispo

El 15 de agosto de 1972, fue consagrado, en la Iglesia Catedral, el quinto obispo de Tepic, Don Adolfo Suárez Rivera. Su preocupación fundamental se centró en la reorganización de las estructuras diocesanas de manera que fuera posible hacer entrar “el aire renovador” del Concilio Vaticano II.

En el aspecto material se preocupó por la restauración de la Catedral que incluyó la decoración de yesería, la pintura y la instalación de un piso de mármol. Obtuvo la devolución del antiguo obispado, que le entregaron casi en ruinas, remodelándolo en sus dos plantas respetando su estilo colonial.

El 8 de mayo de 1980 fue nombrado obispo de la Diócesis de Tlanepantla, en el Estado de México. Después fue promovido a la sede metropolitana de Monterrey, el 8 de noviembre de 1983. Fue creado Cardenal presbítero, el 26 de noviembre de 1994. Actualmente vive en la ciudad de Monterrey, N.L.


DON ALFONSO HUMBERTO ROBLES COTA

6º Obispo

El 1 de marzo de 1981 fue consagrado en la catedral de Tepic el VI obispo de nuestra diócesis. Desde su arribo a la diócesis se preocupó por entrar en contacto con la realidad de la iglesia que se le había confiado. A dos años de su llegada, en 1983, realizó su primera visita pastoral y a partir de ella promovió la celebración de las “asambleas diocesanas” desde las que se hizo posible la creación del Plan Pastoral Diocesano.

En la búsqueda por lograr una mejor atención pastoral a los fieles que forman nuestra comunidad diocesana, durante su episcopado se han erigido 28 nuevas parroquias y 36 cuasiparroquias. Ell seminario diocesano cuenta con tres centros de formación.

El 25 de marzo del 2000, hizo la convocación para la celebración del Primer Sínodo Diocesano, cuyas conclusiones llenan de esperanza a todos aquellos que buscamos la extensión del Reino de Dios en nuestra Iglesia. En el año 2007, a sus 75 años de edad, hizo su segunda visita pastoral donde estuvo en los 16 decanatos y en la mayoría de las parroquias y cuasiparroquias. Mons. Robles Cota ordenó a 143 sacerdotes. La obra del señor Robles Cota y la valoración histórica de su desempeño será dada por todos y cada uno de los poblados que han escuchado su palabra apostólica, será dada por las múltiples parroquias por él establecidas, por su seminario y por su clero que en gran porcentaje hemos recibido de sus manos la unción sacerdotal.

El 21 de febrero de 2008, fue aceptada oficialmente su renuncia al Gobierno de la Diócesis. Fue administrador Diocesano, durante el período de la “sede vacante”, y desde el 11 de abril de 2008 es Obispo Emérito de Tepic.


MONS. RICARDO WATTY URQUIDI

7º Obispo de Tepic

El Obispo Ricardo Watty Urquidi nació en San Diego, California, E.U.A., el 16 de julio de 1938 y es descendiente de parientes mexicanos del norte del país. Hizo sus primeros estudios en Baja California y los superiores en la Escuela Apostólica de los Misioneros del Espíritu Santo en Tlalpan, D.F.

Fue ordenado Sacerdote en la Ciudad de México el 8 de junio de 1968. Siendo todavía estudiante de Teología enseñó en el Seminario Menor de Alajuela, en Costa Rica; y ya ordenado sacerdote fue designado catedrático en el Seminario Menor de Quetzaltenango, Guatemala y regresó a México donde fue Superior de la Comunidad del Espíritu Santo, Ecónomo y Párroco de San Marcos, Mexicaltzingo, D.F.

También fue Gerente Episcopal de la 7ª Zona de la Arquidiócesis de México. Vicesuperior del Vicariato de México de los Misioneros del Espíritu Santo, Rector del Teologado de su Congregación en Tlalpan, D.F.

Su Santidad Juan Pablo II lo nombró Obispo Titular de Macomades, con el oficio de Auxiliar de la Arquidiócesis de México, el 27 de mayo de 1980, y fue Consagrado el 19 de julio del mismo año. El mismo Juan Pablo II erige la Nueva Diócesis de Nuevo Laredo y lo nombra su Primer Obispo el 6 de noviembre de 1989.

En la Conferencia del Episcopado Mexicano desempeño varios servicios: en el trienio 1980-1983 fue elegido Presidente de la Comisión episcopal para los Religiosos, y Vocal de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe; para el trienio 1983-1985 fue elegido Presidente de la Comisión Episcopal para los Institutos de Vida Consagrada, y Vocal de la Comisión Episcopal de Pastoral Juvenil; para el trienio 1985-1988 fue nuevamente Presidente de la Comisión Episcopal para los Institutos de Vida Consagrada, y Representante de la Región Pastoral Metropolitana, D.F.; para el trienio 1988-1991 fue elegido Representante de la Región Pastoral Metropolitana, D.F., y Miembro del Consejo de Administración en la Universidad Pontificia de México; para el trienio 1991-1994 fue elegido Vocal de la Comisión mixta Permanente CEM-CIRM y Vocal de la Comisión Episcopal de Pastoral Familiar; para el trienio 1994-1997 fue elegido Presidente de la Comisión Episcopal para los Institutos de Vida Consagrada, cargo que ocupó también en el trienio 1997-2000, al igual que Representante de la Región Pastoral Noreste.

Para el Trienio 2004-2006 es nombrado Presidente de la Comisión Episcopal para los Laicos. Durante la LXXXII Asamblea Plenaria es elegido Responsable de la Dimensión de Laicos de la Comisión Episcopal para la Familia, Juventud y Laicos para el Trienio 2007-2009.

El 21 de febrero del 2008 su Santidad Benedicto XVI lo eligió Obispo de la Diócesis de Tepic. Tomó posesión canónica de la Diócesis  como VII Obispo, el día 11 de abril del 2008, dando la continuidad a los trabajos apostólicos de Monseñor Robles Cota y sus antecesores.

Como Obispo de la Diócesis de Tepic presidió el Décimo Congreso Nacional Juvenil Misionero (X CONAJUM) del 23 al 26 de julio del 2009, con cerca de 10 mil jóvenes provenientes de toda la república, con el fin de valorar la misión de ser Discípulos-Misioneros.

Benedicto XVI lo nombró Visitador Apostólico de los Legionarios de Cristo en abril de 2009; el 15 de julio inició la visita apostólica a 43 comunidades de los Legionarios de Cristo en México y Centroamérica.

En este mismo año (2009) impulsó y puso en marcha la Catequesis Escolarizada en la Diócesis de Tepic. Durante dos años posteriores a su llegada (2008-2010), se elaboró el Plan Diocesano de Pastoral, el cual se proclamó el 13 de noviembre de 2010: “Tenemos ya el Plan Diocesano tan necesario y anhelado. Ahora nos toca llevarlo a la práctica”, el acto protocolario se llevó a cabo ante una multitud de más de 12 mil católicos.

El Obispo Ricardo Watty presidió el 12º Encuentro Nacional de Equipos Diocesanos de Animación Pastoral, en Puerto Vallarta, Jal., en febrero de 2011. El 5 de marzo de 2011 inauguró el Instituto de Formación para Laicos. El 26 de marzo de 2011 instauró la primera generación del diaconado permanente en la Diócesis.  El 15 de julio de 2011 constituye el Consejo Diocesano de Asuntos Económicos. El 16 de julio proclamó el Día del Laico, para celebrarse el tercer sábado del mes de julio de cada año.

Durante su Episcopado en la Diócesis de Tepic ordenó un total de 8 diáconos y 2 sacerdotes. La última Eucaristía que presidió fue el sábado 29 de octubre 2011 en la Catedral de Tepic, cuando la Diócesis de Tepic recibió la visita de las reliquias del Beato Juan Pablo II.

Monseñor Ricardo Watty Urquidi contaba con 73 años de vida, 43 años de vida sacerdotal y 31 años de ordenación episcopal al momento de su deceso el día 1 de noviembre de 2011.


MONS. LUIS ARTEMIO FLORES CALZADA

8º Obispo de Tepic

 

 

 

Facebook Comments