No pierdan la paz | Domingo 26 de mayo de 2019

Queridos hermanos, Jesús en el diálogo con sus apóstoles nos revela una consecuencia importante de su amor: “El que me ama cumplirá mi Palabra y mi Padre lo amará y haremos en él nuestra morada”. El amor se muestra en obras, si de verdad tú amas a Dios, la señal de que lo amas es que cumples su Palabra, que pones en práctica sus mandamientos.

El problema que hoy vivimos es que no amamos.  El que ama a Dios sigue sus mandatos que se resumen en dos: Amar a Dios con todo nuestro corazón, con toda nuestra mente, con todas nuestras fuerzas, que el amor a Dios ocupe el primer lugar; además también estamos invitados a amar a nuestro prójimo, porque la falta a este mandamiento trae como consecuencia que veamos destrucciones, guerras, violencia, robos, odios, mentiras.

Primero, el gran premio es, que, cumpliendo la Palabra del Señor y amándolo, Dios viene a habitar en nuestro corazón. ¿Te has dado cuenta de eso? Eres un templo vivo de Dios, vale la pena tener a Dios, como nos dice San Pablo: “Si Dios está conmigo, quién contra mí”.

Segundo, ahora Jesús nos empieza a indicar que Él nos va a enviar al Espíritu Santo, que va a realizar dos cosas, nos va a recordar todo lo que Jesús nos ha enseñado y nos va a enseñar a que comprendamos la Palabra de Cristo.

Por eso yo te invito a que cada vez que leas la Palabra de Dios, invoques al Espíritu Santo para que Él te haga comprender toda la profundidad y riqueza del mensaje de Cristo. Ya se aproxima la gran fiesta de Pentecostés, la venida del  Espíritu Santo, por eso Jesús nos empieza a anunciar que Él lo enviará de parte del Padre, nos va a enseñar y a recordar lo que Él nos ha enseñado, sus palabras.

Y finalmente les dice: “La paz les dejo, mi paz les doy”. Sí, ese es el gran regalo de Cristo Resucitado: la armonía, vivir todo en paz, sin violencia, sin odios, sin pleitos.

Pídele al Señor que venga el Espíritu Santo y te llene de amor, de paz y de alegría.

La bendición de Dios Omnipotente: Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ti y permanezca para siempre. Amén.

+ Mons. Luis Artemio Flores Calzada

Obispo de la Diócesis de Tepic

— — — — —

VI Domingo de Pascua.

Hechos de los Apóstoles 15, 1-2. 22-29: “El Espíritu Santo y nosotros hemos decidido no imponerles más cargas que las necesarias”.

Salmo 66: “Que te alaben, Señor, todos los pueblos. Aleluya”.

Apocalipsis 21, 10-14. 22-23: “Un ángel me mostró la ciudad santa, que descendía del cielo”.

San Juan 14, 23-29: “El Espíritu Santo les recordará todo cuanto yo les he dicho”.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *