Homilía XII Domingo Tiempo Ordinario – 21 de junio de 2020

Hoy que es el día del papá, te recuerdo que Dios es un Padre, porque te dio la vida, cuida de ti, te ama, “Así habla Yahveh, el que te creó, no temas, tu vales mucho a mis ojos eres estimado y yo te amo, no temas que yo estoy contigo” (Cfr. Isaías 43,1-5)

En la primera lectura, el profeta Jeremías por denunciar los abusos y las injusticias que se cometían en el pueblo de Israel, fue rechazado por los malvados, pero Dios que estaba a su lado lo protegió, por eso también hoy Jesús nos repite tres veces “no teman a los hombres, no hay nada oculto que no llegue a descubrirse”. No tengan miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma, teman más bien al que pueda arrojar al lugar de castigo el alma y el cuerpo, no tengan miedo porque ustedes valen más que todos los pajarillos del mundo y Dios cuida de ustedes.

En la historia tenemos muchos mártires que han dado su vida por Cristo, por la verdad y por la justicia. En 1967 en Albania se prohibió la religión católica que fue atacada ferozmente, mientras tanto la madre Teresa de Calcuta pronunciaba el nombre de Jesús y prodigaba obras de misericordia en Calcuta. En Albania, un párroco que se encontraba en prisión le pidió un detenido que bautizara a su hijo en secreto, cuando lo supieron condenaron a este sacerdote a muerte y otros 70 murieron ahorcados, fusilados y en los campos de concentración forzados por el trabajo. En México por la persecución religiosa hubo varios mártires, entre ellos el adolescente José Sánchez del Ríos quien después de ser azotado y desollado de sus pies, lo hicieron caminar hasta el panteón, pero no renegó de Cristo y ahora es un santo que goza de Dios. Y en todos los países ha habido persecución contra los justos. Por eso Jesús dice no tengan miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. Matar el alma es corromperse con el mal, con la injusticia, con los abusos de poder, con los odios, con la violencia. Antes morir que pecar.

La Palabra de Dios, es la verdad que incomoda a los que viven en la mentira, la Palabra de Dios es justicia que incomoda a los que comente injusticias, la Palabra de Dios es amor y paz que incomoda a los que viven en la violencia y en los odios, por eso los que practican el bien como Jesús, son perseguidos por que su conducta les molesta, pero tiene en Dios su protección.

Por el delito de un hombre, Adán, entro el pecado y con el pecado la muerte, y por otro hombre, Jesucristo, ha entrado la gracia y la vida. Por eso Jesús nos dice “quien me reconozca delante de los hombres yo también lo reconoceré ante mi padre que está en los cielos, pero al que me niegue delante de los hombres yo también lo negaré ante mi padre que está en los cielos”.

¿Te gustaría dar testimonio de Cristo, aunque por causa de Él sufrieras desprecios y persecución? ¿estarías dispuesto a dar la vida por Él? Recuerda que el esta a tu lado y te protege “NO TENGAS MIEDO”.   

Y ahora me dirijo a ustedes papás, ustedes junto con su esposa han colaborado con Dios en el gran milagro de comunicar la vida a sus hijos e hijas, ustedes como buenos padres. Los fueron cuidando desde que se fueron formando en el seno de mamá y al nacer les brindaron cariño, amor, protección , los educaron, les enseñaron a  amar a Dios y a su prójimo, ustedes son los principales educadores de su hijos, que ellos vean en ustedes un modelo y ejemplo a seguir.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *