Homilía V Domingo de Pascua 2020 – Monseñor Luis Artemio Flores Calzada

No pierdan la paz, si creen en Dios, crean tambien en mí, en la casa de mi padre hay muchas habitaciones y voy a prepararles un lugar para que donde yo este, esten también ustedes.

Jesús se esta despidiendo de su Apóstoles, va a morir,  toda depedida es dolorosa, por eso Cristo insite en la fe: si creen en Dios, crean tambien en mi y nos da palabras de consuelo: voy a prepararles un lugar para que donde yo esté, estén también ustedes”.  En este tiempo de pandemia estamos preocupados, quiza tristes porque si nos contagiamos podemos morir, lo que si es cierto que somos seres frágiles y que todos vamos a morir, si no es de Covid 19, vamos a morir de otra cosa y hay que estar siempre preparados, pero Jesús nos ha venido a liberar de la muerte por eso, si participamos de su muerte tambien vamos a participar de su resurrección, de su Gloria. ya tenemos nuestro lugar preparado y reservado por Cristo en la casa del cielo, por eso hay que llevar una vida recta, nuestro destino final es estar con Cristo en la gloria eterna, así que ánimo, las palabras de Cristo nos llenan de esperanza y de consuelo.

Jesús se manifiesta como Camino, Verdad y Vida. Jesús es el Camino, porque nos lleva al Padre, por eso hay que seguir a Jesús y ser como él , Jesús es la Verdad por eso hay que creer y confiar en el, nunca nos va a engañar, el demonio es el padre de la mentira, nostros tenemos la tentación de mentir, muchas veces escuahamos la palabra: yo no miento y le echamos la culpa a los demás de nuestros errores, pero  cuando se analizan los hechos, las obras, se descubre  la falsedad del que dice: no miento. Tu puedes confiar plenamente que la Palabra de Cristo siempre es verdadera, porque el es la Verdad. Jesús es la Vida, él es el autor de la vida, y ha venido a comunicar vida, vida en abundancia, responde a los anhelos de todo ser humano, una vida plena, que culmina en la eternidad.  Señor tu eres el Camino haz que te siga, tu eres la Verdad, haz que te conozca, tu eres la Vida, haz que vivamos en ti para ver al Padre y glorificar tu santo nombre entre los hombres.

Hay una unión perfecta entre el Padre y Cristo, cuando Felipe le dice a Jesús: muestranos al Padre y eso nos basta, jesus le responde: Felipe el que me ve a mi, ve al Padre o no crees que el Padre esta en mi y yo en el, las obras dan testimonio de ello y el que cree en mi hará las obras que yo hago, y las hará mayores,  si, el que cree en Jesús entra en Comunión con el Padre, por eso debe ser como Cristo, que pasó haciendo el bien, reproducir en la propia vida, la vida de Cristo,  amar como Cristo ama, dar la vida como Cristo la dio, servir como Cristo sirvió, formar una comunidad, fraterna, solidaria, donde todos nos sintamos y vivamos como hermanos, por eso en la primitiva comunidad compartian sus bienes para que a nadie le faltara lo necesrio, incluso se establecieron los Diáconos para atender a los pobres, a las viudas, a los huerfanos, a los necesitados como vimos en la primera lectura.

La Iglesia de Cristo es una estirpe elegida, sacerdocio real, nación consagrada a Dios, edificada  sobre la Roca que es Cristo, los Apóstoles el cimiento y todos los bautizados como piedras vivas formamos ese templo espiritual donde habita Dios, esa es nuestra misión, mostrar que Dios habita en nosotros porque hay amor, alegria, paz y todos trabajamos por su Reino, una vida digna para todos, donde no hay dominadores sino amigos y hermanos.

Y ahora quiero dirigirme a cada una de ustedes mamás en su dia, gracias por haber dado un “si” a la vida, Dios por medio de ti y de papá, fuimos concebidos en tu seno materno, nos desarrolamos en tu seno  y llegado el momento de nacer nos diste a luz, al nacer sentimos la ternura y la bondad de Dios, a través de tu cariño, de tu mirada amorosa, de tu sonrisa,  ya nacidos cuidaste junto con papá, de nuestra vida, nos alimentaste, nos educaste, nos acompañaste, nos enseñaste a amar a Dios, a nuetros hermanos (as) a nuestros vecinos, a nuestro projimo, a ser respetuosos con todos, a ser honestos, hasta vernos crecer y desarrolar nuestra propia vocación y aún así nos sigues acompañando. Tambien como la Virgen María ha habido espadas de dolor en tu corazó:  si papá te abandonó, si algun hijo (a) se enfermó o murió, tambien cuando un hijo (a) se ha desviado del buen camino o se destruye en la droga o en el acohol, te duele y no dejas de amarlo (a), luchas y oras para que vuelva al buen camino, tambien gozas, cuando tus hijos son hombres y mujeres de Bien, encomiendate a a la Virgen María modelo de mujer y de madre. gracias mamá por haber dicho “si a la vida”, Dios te bendiga y si ya moriste que goces de la presencia de Dios, donde un día nos volveremos a reunir todos. Así sea.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *