Homilía – Misa Crismal 2020

El Espíritu Del Señor está sobre mí, porque me ha ungido y me ha enviado para anunciar la buena nueva a los pobres”

En esta misa solemne manifestamos la Comunión de nuestra Iglesia Diocesana de Tepic, unidos: obispo, Sacerdotes, Diáconos, vida consagrada, seminaristas y fieles laicos, Celebrando el Sacerdocio de Cristo que con su sangre ha hecho de nosotros un reino de sacerdotes para Dios, su padre, como escuchamos en la segunda lectura. Todos somos un pueblo ungido consagrado a Dios por nuestro bautismo y confirmación, llamados a ser santos y establecer el Reino de Dios.

En esta Santa misa acompañado de los presbíteros, mis colaboradores voy a consagrar el Santo Crismaformado por aceite de oliva y perfumes, que se utilizara para ungir, consagrar a los nuevos cristianos en el bautismo y en la confirmación, para ungir las manos de los nuevos sacerdotes y la cabeza de un nuevo obispo si fuera el caso. El Santo crisma consagra nuestros cuerpos y nos llena de alegría, para irradiar en la propia vida la santidad de Dios, el perfume de Cristo por nuestras buenas obras.

El Óleo de los catecúmenos es para dar fuerza a los que van a recibir el bautismo y puedan renunciar al diablo y al pecado y a todo lo que les pueda apartar de Cristo.

El Oleo de los enfermos remedia las dolencias del alma y del cuerpo de los enfermos y experimentan la protección y el alivio de Dios.

En esta Santa misa los Sacerdotes renuevan sus promesas sacerdotales que hicieron el día de su ordenación sacerdotal. Querido hermano sacerdote recuerda que Dios puso su mirada en ti y te llamo para una misión muy grande y noble: continuar la misión de Cristo aquí en la tierra, por eso “te Ungió, y te envió a llevar a los pobres la Buena nueva, para anunciar la liberación a los cautivos y la curación a los ciegos, para dar libertad a los oprimidos y proclamar el año de gracia del Señor” como escuchamos en el Evangelio y en la primera lectura. Estas configurado a Cristo Sacerdote, profeta, Rey, pastor, siervo, para actuar en persona de Cristo, La gente te llama padre, porque comunicas la vida divina, engendras hijos para el Reino de Dios, eres profeta porque anuncias la palabra de Dios que cambia los corazones de los hombres, eres sacerdote del Altísimo que comunicas la vida divina por medio de los sacramentos, eres pastor que en nombre de Cristo cuidas del Rebaño que te ha confiado, eres servidor del pueblo de Dios, eres esposo de la Iglesia, . Revive aquel día de tu consagración sacerdotal y manifiesta tu entrega generosa de servicio a Dios y a la Iglesia, y hazle honor a tu vocación, eres presencia sacramental de Cristo, que los fieles vean en ti un Cristo vivo, que ama, que da la vida, que es santo. Junto con todos los fieles laicos forma una comunidad Parroquial donde todos se sientan amados valorados y todos participen en la misión, para que el Evangelio llegue a todas las familias, a todos los sectores y formen una comunidad fraterna, solidaria y en comunión como nos lo hemos propuesto en el plan pastoral y ahora la congregación del clero nos invita a todos a LA CONVERSION PASTORAL DE LA COMUNIDAD PARROQUIAL AL SERVICIO DE LA MISIÓN EVANGELIZADORA DE LA IGLESIA.  Los invito a leer y poner en practica este documento que esta acorde con nuestro plan parroquial.

Gracias hermanos sacerdotes por su entrega generosa y servicio a nuestra Iglesia Diocesana de Tepic, que Dios les conceda la fidelidad a su ministerio sacerdotal y sean santos y buenos pastores- así sea.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *