Homilía Domingo 05 de enero

Reyes de oriente

(Mt 2,1-12)

Queridos hermanos, este pasaje es muy hermoso. Quisiera recalcar el contraste entre Herodes y los magos de oriente buscando al que ha nacido, al Rey; vienen a adorarlo. Cuando ellos llegaron a Belén guiados por la estrella se llenaron de alegría; ellos vieron a un niño con su madre, pero de inmediato reconocen en ese niño a su Rey, por eso le ofrecen oro, porque ese niño es el Rey de reyes. Sí, aunque es un pequeño, es el que ha creado todas las cosas, es el que nos va a juzgar, el que nos va a enseñar y los magos lo adoran y lo reconocen como Rey, pero también saben que ese niño viene de lo alto, es Dios que se ha hecho hombre y le ofrecen incienso, porque lo reconocen como Dios, pero también lo reconocen como el que va a salvar a la humanidad y por eso le ofrecen mirra.

Por el contrario, Herodes cuando sabe que ha nacido un niño, se perturba y disimula el anhelo de acabar con el niño, por eso les dice a los magos: “vayan, indaguen y me avisan para ir a adorarlo”, pero su verdadera intención era matarlo, su anhelo es desaparecer a aquél niño. Después enojado al ver que no regresan los reyes, Herodes manda a matar a todos los niños de Belén y sus alrededores, los santos inocentes.

¿En nuestro tiempo seguirá habiendo Herodes? Yo creo que sí, todos aquellos quienes buscan matar a los niños. Valoremos a todos los pequeños, Jesús se hace niño y todos son un reflejo del Señor, porque reflejan la ternura y la bondad de Dios. Amemos a los niños desde el seno materno. papás, valoren a sus hijos.

Yo te invito, acércate a Belén y como los magos reconoce a Jesús como tu Rey, como tu Dios, como tu Salvador.

La bendición de Dios Omnipotente, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ti y permanezca para siempre. Amén.

+ Mons. Luis Artemio Flores Calzada

  Obispo de la Diócesis de Tepic

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *