Mensajes del Obispo Nuestro Obispo

[HOMILÍA] Señor ¿A Quién Iremos? | 26 de Agosto de 2018

Homilía del domingo 26 de agosto de 2018

 

San Juan 6, 55. 60-69: “Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna”.

 

Queridos hermanos, el evangelio siempre es impactante y siempre nos da muchas enseñanzas, experiencias incluso que nos pueden tocar a nosotros.

Después de que Jesús les anunció que Él es el Pan de la vida, y que el que no coma su Cuerpo y beba su Sangre no tendrá vida, muchos no lo entendieron, lo rechazaron y se echaron para atrás, y ya no quisieron seguirle.

 

Por otro lado encontramos a Pedro encabezando a los doce; cuando Jesús les pregunta: “ustedes también piensan dejarme”, Pedro dice: “Señor, a quién iremos, tú tienes palabras de vida eterna y nosotros sabemos que tú eres el Santo de Dios”.

 

Yo quisiera preguntarte hoy: ¿Alguna vez tú has dudado de Cristo?, ¿alguna vez has pensado abandonar a Jesús, abandonar la Eucaristía, ya no querer saber nada de Jesús y echarte para atrás?, ¿alguna vez has colaborado en algún grupo parroquial como joven, en algún grupo de familia, en la liturgia y te has desalentado y te has echado para atrás?, ¿alguna vez has sentido esa tentación? Bueno pues, ojalá en ese momento, como Pedro, tú puedas decirle: “Señor, a quién iremos, tú tienes palabras de vida eterna”.

 

Es cierto, nosotros necesitamos vida y esa vida nos la da Cristo. Y seguir a Jesús implica esfuerzo, implica lucha, entereza pero vale la pena, lo valioso siempre cuesta; seguir a Jesús es algo muy valioso que nos da vida, que nos da felicidad; seguir a Jesús vale la pena.

 

Ojalá querido joven, padre de familia, niño o niña, nunca te vayas a echar para atrás, no vayas a abandonar tu catequesis, no vayas a abandonar tu Iglesia, no vayas a abandonar la Eucaristía, al contrario, vamos a la Eucaristía este domingo –y todos los domingos– con todo la familia que es Iglesia, y vamos a escuchar a Jesús, porque Él tiene palabras de vida eterna, porque Él nos enseña, y además nos alimenta con su Cuerpo y su Sangre que nos da vida eterna.

 

Ojalá puedas decirle tú también: “Señor, dame tu Espíritu para que nunca me eche para atrás, sino que te siga, que me alimente de Ti que eres el Pan vivo bajado del cielo y tienes palabras de vida eterna”.

 

Hoy en nuestro mundo hay muchos discursos, muchos charlatanes, hasta nosotros también nos podemos convertir en mensajeros vacíos. Hoy es necesario acudir a las palabras de Jesús. Yo te invito también además de la Eucaristía, a que te acerques a la Palabra de Dios. Empieza a leer y a meditar con calma el evangelio, el que tú quieras; empieza a leer y vas a encontrar palabras de vida, palabras que te van a iluminar en tu existencia y que te van a dar mucha sabiduría.

 

Jesús tiene palabras de vida eterna, vale la pena acercarnos, escucharlo y poner en práctica sus enseñanzas.

 

La bendición de Dios Omnipotente: Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y permanezca para siempre. Amén.

 

 

+ Mons. Luis Artemio Flores Calzada

Obispo de la Diócesis de Tepic

Facebook Comments
Comparte: