[HOMILÍA] Maestros con autoridad | Domingo 28 de enero de 2018

Comparte:

Marcos 1, 21-28

 

Queridos hermanos, en el Evangelio de Marcos, de este domingo 4º del tiempo ordinario, vemos en Jesús dos elementos muy importantes: a Jesús que enseña con autoridad y que expulsa a los demonios con autoridad, porque le obedecen.

Ya en el antiguo testamento se anunciaba que Dios suscitaría un gran profeta, pues ya está aquí, el que habla, el que enseña es el profeta por excelencia. El profeta transmite la Palabra de Dios con autoridad, pero en este caso, el que habla es la Palabra.

Por eso cuando lo escuchan quedan asombrados, pues habla con autoridad; lo que significa que lo que enseña lo entiende la gente; pero sobre todo enseña con vida, para la vida y por lo tanto, vive lo que enseña, por eso es admirado, no como los escribas que hablaban bien, pero no ponían en práctica lo que enseñaban. En cambio Jesús enseña con autoridad, como el profeta decía: “es enviado por Dios para transmitir su Palabra y aquí está el Profeta por excelencia”. Jesús enseña con autoridad porque está lleno del Espíritu de Dios.

Hoy quisiera decirte a ti que tú también, por tu Bautismo, fuiste escogido por Dios para ser también continuador de la Palabra de Cristo; ser profeta y transmitir su palabra. ¿Qué necesitas? Hablar con autoridad, esto es: vivir lo que enseñas; pero también esto significa que debes de estar impulsado por el Espíritu de Dios que da vida.

Jesús también enseña con esta fuerza del Espíritu Santo y expulsa el mal; cuando aquél espíritu inmundo le dice a Jesús: “sabemos quién eres, el santo de Dios”, Jesús le dice “cállate y sal de él”, ¿qué significa? que Jesús ha venido a callar las fuerzas del mal, a silenciarlas y viene a dar vida, a liberar. Otro elemento muy importante, Jesús ha venido a liberarnos de todos los males que nos esclavizan como son la violencia, los odios, las envidias.

Jesús tiene autoridad para liberarnos de todos los espíritus del mal. Quisiera preguntarte: ¿De qué te gustaría que el Señor te liberara? Jesús tiene autoridad y tiene poder; Él ha venido con su fuerza y con su poder a expulsar el mal; por lo tanto Él ha venido a dar libertad, a dar vida; hoy necesitamos también colaboradores que acojan a Jesús. Tú también con la ayuda del Espíritu Santo puedes acallar el mal, silenciarlo; esto es vivir bien y enseñar a mucha gente el camino del bien, para expulsar de nuestros corazones, de nuestras familias, de nuestra patria, todos los males.

¿Te gustaría colaborar con el Señor y ser ese profeta a través del cual Dios hable? Primero con tu palabra, pero sobretodo con tu testimonio. Ojalá y tú le pudieras decir: “Cristo te reconozco como mi Maestro por excelencia, porque Tú tienes palabras sabias, palabras de vida eterna, puedo confiar en ti”.

La bendición de Dios Omnipotente: Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y permanezca para siempre. Amén.

 

+ Mons. Luis Artemio Flores Calzada

Obispo de la Diócesis de Tepic

Comparte:
Facebook Comments