Padre Hipólito Robles Cosío

Padre Hipólito Robles Cosío, párroco de Las Juntas

Constructor espiritual y material

La comunidad de Las Juntas, Jalisco, se ubica muy cerca de Puerto Vallarta, en los límites con el Estado de Nayarit. Desde los primeros años de su fundación, los habitantes de este pueblo se esforzaron por inculcar los valores que promueve la fe católica y se distinguieron por su profundo amor a la Santísima Virgen María.

Los inicios de la parroquia
El Padre Rafael Parra fue quien celebró la primera Misa en esa población en 1942, debajo de una ceiba, cerca del río, y desde ese día el pueblo entero se pronunció en favor de que la Virgen de Talpa fuera su patrona y protectora, congregándose en torno a ella por lo menos una vez por semana para celebrar la Eucaristía, en una casa que fue donada para tal propósito por el señor Pablo Arreola.
Un año más tarde, con la iniciativa de algunas familias se compró una imagen más digna y con el paso del tiempo se logró edificar una construcción sencilla, provista de altar.

El primer párroco define el rumbo
Dependiente de la Parroquia de Ixtapa, al inicio de la década de los años ochenta, el Padre Guillermo Rodríguez se hizo cargo de esta comunidad de Las Juntas, y con su impulso se logró construir una torre. En la década siguiente, organizada por el sacerdote Miguel Valencia, se inició la construcción de un templo más digno.
Para esas fechas, y como consecuencia del crecimiento de la población, Las Juntas se había convertido en una comunidad desunida y apática respecto a los eventos religiosos; sólo exigía servicios sin asumir compromiso alguno. Sin embargo, tomó un rumbo distinto cuando el 21 de noviembre de 1998 se erigió ahí una nueva parroquia, siendo su primer párroco Hipólito Robles Cosío.

A paso lento pero seguro
Con la presencia del sacerdote, las actividades parroquiales tomaron un derrotero definido. Se inició, por ejemplo, por construir un nuevo templo y la casa cural el 15 de enero de 1999; se organizó un comité de señores y otro de señoras, con miras a trabajar arduamente en estas labores, y se dividió el pueblo en ocho barrios para distribuir los trabajos.
Así, se dieron a la tarea de realizar diferentes actividades: recolectaron cartón, plástico, botellas y botes de aluminio; los domingos se organizaba una serenata y cada ocho días se hacía una colecta casa por casa; se rifaban artículos prácticos, terrenos, muebles, etcétera. Hoy, el templo está casi terminado, pues tiene un avance de 90 por ciento, y cuenta con siete salones de usos múltiples, además de la casa parroquial, con sus oficinas y seis habitaciones.

El esqueleto de Las Juntas
Actualmente, la parroquia cuenta con el apoyo de 71 catequistas y mil 250 niños están inscritos en la catequesis, que está organizada de la siguiente manera: grupo de memorización, compuesto de niños de entre 7 y 8 años; Primera Comunión, continuando dos años de perseverancia en la fe –el primer año se estudia un breve tratado de la Eucaristía y el segundo año, sobre la Iglesia–, para de ahí pasar a estudiar un año más de preparación para recibir el Sacramento de la Confirmación. El equipo de catequistas se reúne un día por semana para recibir formación y preparar los temas. Señoras, matrimonios, adolescentes, jóvenes, curso de iniciación, Movimiento Familiar Cristiano, Escuela de la Cruz y Renovación Católica en el Espíritu Santo, son algunos de los grupos comprometidos que le dan vida a la comunidad.

Un festejo de plata
El 25 de abril de 2007, Las Juntas se vistió de gala para festejar el 25 aniversario de Ordenación Sacerdotal de su párroco, el Padre Hipólito Robles Cosío; en el evento participaron más de cien sacerdotes, religiosos y religiosas, y tres señores Obispos: Mons. Alfonso Humberto Robles Cota, Obispo de la Diócesis de Tepic, uno más del Estado de México y otro de El Salvador. También lo acompañaron sus hermanos y familiares.

El padre Hipólito nació el14 de Agosto de 1951.
Es hijo de Ezequiel Robles Bañuelos y María Cruz Cosío Márquez, quienes ya gozan de la presencia de Dios.
Es el séptimo de 10 hermanos.
Se ordenó sacerdote el 21 de Abril 1982.
Ha desempeñado su ministerio sacerdotal en El Pitillal, Jalisco, en Rosablanca, Nayarit y actualmente en esta comunidad de Las Juntas.

El padre de carne y hueso
• De pequeño nunca pensó en ingresar al Seminario. Su ilusión era entrar al Colegio del Aire.
• Cierto día, el señor Cura de su parroquia le propuso que asistiera a un Pre-seminario, al cual asistió como pretexto para salir de su casa con permiso y con maletas.
• Pasado un mes fue aprobado para ingresar al Seminario, aunque su papá quería que estudiara leyes.
• Motivado por una religiosa, él y otro compañero ingresaron al Seminario de Tepic.
• En el Seminario tuvo buenos directores espirituales que lo motivaron y lo ayudaron a crecer y madurar su vocación. De ellos recuerda, con especial cariño, al Padre Manuel Pérez Ortega.
• Como sacerdote, su mayor satisfacción ha sido entrar en contacto con la gente sencilla.
• Recuerda con agrado la cercanía y apoyo del Padre Gregorio Curiel y el testimonio y entrega del Padre Antonio Castillón.
• Aprendió mucho de la comunidad de Rosa Blanca y continúa aprendiendo de la Parroquia de Las Juntas, con cuyos fieles se siente cercano en el trabajo de construcción y en la oración ante el Santísimo Sacramento.

 

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *