Mensaje de Navidad del Obispo Watty

Comparte:

Celebramos el cumpleaños de un Niño que nace.

Las familias acostumbran prepararse y hacer fiesta por su nacimiento.

Todos se reúnen en torno al recién nacido. Él da sentido y unidad a la fiesta familiar. «Un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado“(Is 9, 5).

En medio de una noche fría, sin posada para que naciera,  sólo una cueva para guardar animales y un pesebre para su alimento… el Hijo Dios se hace humano. Es Navidad.
Pero ¡sí hubo posada! Lo más importante para recibir a cualquier niño que nace es el amor de papá y mamá, su corazón, su presencia, sus brazos y el calor de padres. ¡Qué felicidad para ellos recibir a su hijo en sus delicados brazos! El niño llora y comienza a vivir sea en un ambiente frío o caluroso, pobre o rico, oscuro o iluminado, lo importante es el lugar que sus padres le dan con su amorosa calidez.
Hace tiempo José y María recibieron con amor al Niño Dios. Ahora depende de nosotros, de ti y de mí. Muchos quizá no lo reciban… están distraídos en regalos, en fiestas, en saludos… El Niño Jesús es ignorado, desatendido y aún rechazado.

Tú ¿cómo te preparaste para su venida? ¿Cómo lo vas a recibir: con amor atento y delicado, viendo qué necesita de ti?  Él viene a ti, nace en ti. ¡Recíbelo en tu corazón y en tu vida, cambia lo que le hace daño, lo que no le gusta! ¡Ábrele tu vida para nacer y crecer en ti! ¡Recíbelo, acógelo, ámalo, cuídalo!

“Un Niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado”… Que esta palabra tenga su cumplimiento en ti, en tu familia y en nuestra sociedad.

Que esta Navidad sea un nuevo encuentro con Jesús Niño que viene a colmar tu vida, en el presente y en el futuro.

¡Feliz Navidad 2008 y Año 2009!.

+Ricardo Watty Urquidi, m.sp.s
Obispo de Tepic

 

Comparte:
Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *