El camino para convertirse en misionero de Cristo

Comparte:

 

Queridos catequistas: en Cristo Jesús, misionero del Padre, reciban un saludo cordial y fraterno del Equipo del CECAT y les compartimos una sencilla reflexión-motivación para vivir nuestra vocación misionera.

El Papa Francisco, en la catequesis del 17 de septiembre de 2014 en la Plaza de San Pedro, dijo: “La Iglesia es católica porque es universal: tiene la misión de anunciar la buena noticia del amor de Dios hasta los confines del mundo… Y es apostólica porque es misionera”. Es una Iglesia en “salida”.

Afirmó que, “como miembros de la Iglesia, también nosotros participamos de su misión: somos responsables de la salvación de todos los hombres; además, el Espíritu Santo también actúa en nosotros para que no nos cerremos en posiciones unilaterales y procuremos siempre el entendimiento, la armonía, la ‘sinfonía’ en la vida cristiana”.

 

El amor y el Espíritu Santo, fundamentos de la misión

Para su Iglesia, Dios escoge hombres y mujeres pobres, frágiles, humildes. Pero la presencia de Cristo y de su Espíritu nos convierte en una comunidad unida por el amor y valerosa en el testimonio (cfr. 1Cor 1, 26-28). La fuerza no nace de nosotros. Somos misioneros porque somos enviados y el Espíritu nos acompaña.

Quien ha sido invitado a la misión ha de responder fortaleciendo la conciencia de que tiene una dignidad divina, porque se sabe amado por Dios. Se trata de un amor que no se nos da por méritos propios, sino por iniciativa divina.

Nosotros, catequistas misioneros, tenemos que ser una presencia llena de entusiasmo, de cercanía, de entrega, de esperanza, de comunión y de caridad. Es decir, un testimonio vivo de fe en Jesucristo.

 

Conversión, seguimiento y profesión de fe

Para ser misioneros hemos de ser dóciles y dejarnos conducir por el camino de la conversión y del seguimiento, hasta llegar a la profesión de fe. Quien es elegido y llamado por Jesucristo para colaborar en su misión ha de recorrer este itinerario que el mismo Señor califica de puerta estrecha y camino angosto (cfr. Mt 7, 14). El itinerario no es lineal, se da como un movimiento en espiral que realimenta su fuerza volviendo al eje y de este modo impulsarse más lejos.

Respecto a la conversión, es el primer paso a dar para ser enviados y es importante abrirnos a ella con un cambio de actitud, para que el Espíritu haga surgir en nosotros una nueva criatura. La vocación misionera es una oferta a la que diariamente hemos de responder. Es un trabajo largo, constante y nunca acabado.

Ser discípulo es ir tras Jesús, estar con Él. ¿Qué más se puede pedir? Sin embargo, no cualquiera lo resiste, siempre hay que estar dispuesto a: caminar, desarraigarse, desinstalarse de las comodidades, asumir ser enviado (cfr. Lc 10, 1).

Estar con Cristo es una constante propuesta ante la que fácilmente se puede sucumbir: si quieres… vete… vende… regala y, después ven y sígueme. Ser discípulo exige no llevar cosas de más; al misionero se le pide renuncia a sí mismo y a todo lo que tuvo hasta entonces y hacerse todo para todos (cfr. AG, n. 24). Esta renuncia de sí mismo y de todo es la pobreza que deja libre para el Evangelio.

 

Hacia un estado de misión

Hermanos catequistas, hemos de lograr que nuestras comunidades y los agentes que formamos maduren pasando de ver la misión como “un momento” hacia un estado de misión, como forma permanente de vida pastoral.

Hemos de tener presente que el fundamento de nuestro apostolado es (cfr. 1Cor 3, 9-15):

  • Una conciencia profunda de ser instrumentos del amor del Padre. Él no se cansa ni se arrepiente de habernos llamado a colaborar en su proyecto.
  • La convicción de que solo Cristo, por su Muerte y Resurrección, es el mensaje personal del Padre que nos redime, encomendándonos el anuncio de esta buena noticia.
  • La esperanza inquebrantable en la acción del Espíritu Santo que actúa en todo y en todos.

 

La Nueva Evangelización requiere de un nuevo Pentecostés que nos haga salir de nosotros mismos, de nuestra comodidad; salir en busca de nuestros hermanos para anunciarles la buena nueva y comprometernos con su realidad. Que el Señor “nos ayude a anunciar a Cristo, que ama a todos los hombres”.

Somos Iglesia en “salida” a predicar, enviados a llevar a los hombres este anuncio del Evangelio, acompañándolo con los signos de la ternura y del poder de Dios.

 

 

María Adela Suárez de Luna

———

Comentarios a la autora: (ade.suarez@hotmail.com)

 

Comparte:
Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *