Corazón del Año Litúrgico: el Triduo Pascual

La Semana Mayor del año

Así llama la Liturgia de la Iglesia a la Semana Santa, la más llena de contenidos significativos a través del apasionante Año Litúrgico. Es la semana que transcurre entre el Domingo de Ramos y el Domingo de Pascua.

Una parte pertenece a la Cuaresma; la otra es el corazón del Año Litúrgico: el Triduo Pascual, que desemboca en el momento más emocionante de la historia: la Resurrección gloriosa de Jesús con su propio cuerpo glorificado, festejado luminosamente a través de los 50 días del tiempo pascual, cargado de aleluyas, incienso, cantos y cirios conmemorativos, reafirmando la fe cristiana de que nuestros cuerpos también resucitarán gloriosos de las cenizas, y que con nuestros propios ojos y oídos glorificados veremos y escucharemos a Jesús.

El Domingo de Ramos
En esta celebración se utiliza el color rojo. Se lee el Evangelio de la Pasión. Los ramos de olivo o de palmas aclaman personal y comunitariamente a Jesús que entra en Jerusalén, signo y figura de nuestro corazón, en el que quiere establecerse como Rey y Señor. En vano es agitar o colgar ramitos si Jesús no es el dueño de nuestra vida; tampoco de nada sirve regalar ramos de palma a aquellos para quienes Jesús no significa nada en su existencia.

El lunes, martes y miércoles santo
En estos tres días se utiliza el color morado de la Cuaresma. Es importante acompañar a Jesús en las celebraciones litúrgicas de estos tres días. Solemos ir el Domingo de Ramos a Misa y no aparecemos hasta festejar la Cena del Señor, el jueves por la tarde. Pareciera el cruel, triste e impío abandono del Señor Jesús igual al de los momentos históricos de la Pasión.

En las celebraciones litúrgicas de estos tres días, más la del Viernes Santo, se leen los cuatro cánticos del Siervo Sufriente de Yahvé del Profeta Isaías (Is 42, 1-7; 49, 1-9; 50, 4-9; 52, 13-53, 12).

Seis siglos antes de Cristo ve Isaías la pasión y glorificación de Jesús de tal manera que, con razón, es llamado el quinto evangelista, aparte de Mateo, Marcos, Lucas y Juan, contemporáneos de los acontecimientos celebrados.

La Misa Crismal
Para esta Eucaristía se utiliza el color blanco. El obispo se congrega en la Catedral con su Presbiterio (sus sacerdotes) y fieles, a fin de que todos los presbíteros renueven sus promesas de fidelidad. En esta celebración se consagran los óleos que se utilizarán en los sacramentos cristianos: el de los catecúmenos, el de los enfermos y el santo crisma.

Se celebra la Misa Crismal el Jueves Santo por la mañana, pero en las diócesis extensas se celebra antes, el miércoles o el martes; en la Diócesis de Tepic tiene lugar el martes por la tarde, de modo que los sacerdotes puedan estar en sus comunidades celebrando la Misa del jueves por la tarde.

Jueves Santo
Con la Misa de la Cena del Señor, el Jueves Santo por la tarde, termina la cuaresma.

Las vestiduras son blancas, festivas y se reaviva la memoria de la institución de la Eucaristía, el Sacerdocio ministerial, y el mandamiento nuevo del amor, al estilo de Jesús, “hasta dar la vida”.

Terminada ya la Cuaresma, con esta celebración comienza el Triduo Pascual, centro y corazón del Año Litúrgico.

Viernes Santo
El viernes de la “Pasión del Señor” no hay Misa, pero sí una importante celebración litúrgica, pública y oficial oración de la Iglesia, con ornamentos rojos, en que se lee siempre la Pasión según San Juan (18-19), en la que Jesús (“Yo soy”: Jn 18, 5.6.8; cfr. Ex.3, 14) Rey (Jn 18, 33.37; 19, 3) parece dominar y dirigir su propio proceso.

Se adora la cruz, se hacen oraciones universales por todos los hombres, de cualquier condición, raza, cultura y credo, culminando con la recepción de la Eucaristía.

Sábado Santo
Es el segundo día del Triduo, una jornada muy especial de silencio contemplativo y expectante ante la tumba abandonada del Señor, momentos muy especiales donde se nos invita a velar al Señor.

Ese día no sólo no hay Misa, no hay ninguna celebración litúrgica. La Eucaristía sólo puede llevarse a los moribundos en forma de viático, porque sanos y enfermos esperamos la explosión jubilosa del universo en la Resurrección del Señor Jesús, y después de ella, entrado ya el domingo con la Vigilia Pascual, recibiremos el sacramento del cuerpo resucitado del Señor.

En esta augusta vigilia, en que comienza a celebrarse el Domingo de Pascua de Resurrección, culmina el Triduo.

Vigilia Pascual
La vigilia despunta con el fuego nuevo que es Cristo Resucitado: la Liturgia de la Luz.
Se enciende el cirio pascual, que ilumina con la luz del Señor toda nuestra vida, y que permanecerá 50 días con su resplandor en el altar, y del cual todos tomaremos su claridad, y tomarán luego sus luces los que renazcan a la vida de la gracia por el Bautismo, y los que se eleven a la vida de la gloria al partir de este mundo temporal; dos nacimientos en los que el cirio deberá hacerse presente en el altar aunque hayan terminado los 50 días de la Pascua. En el cirio el Señor Jesús se muestra como Señor de la historia, dueño del tiempo y de la eternidad.

La Liturgia de la Luz culmina con el canto o recitación del pregón pascual, anunciando la noche de la Resurrección del Señor, precedida en el tiempo por la noche de otra Pascua, la de la liberación del pueblo de Dios de la esclavitud de Egipto, figura de ésta, la de Jesús, con la total y definitiva liberación de todo mal, incluida la muerte.

Sigue en esta noche santa, la mayor de todas, la Liturgia de la Palabra: siete lecturas con sus respectivos salmos y oraciones, que preceden el anuncio de la Resurrección y lo preparan.
Por motivos pastorales pueden reducirse, aunque nunca se puede omitir la lectura de la primera pascua, figura de ésta, la de Moisés al frente de su pueblo atravesando el Mar Rojo y pasando de la esclavitud a la libertad.

Con el anuncio de la Resurrección y el canto del aleluya, apagado durante la Cuaresma, y el sonido de las campanas, culmina la Liturgia de la Palabra.
Si hay Evangeliario, es llevado en procesión “levemente elevado” desde el altar (donde fue dejado al inicio de la celebración: IGMR 122.173) hasta el ambón, y es incensado.

Continúa la Liturgia Bautismal, en la que se bendice el agua del Bautismo (conviene que haya algún Bautismo como signo), y en la que renovamos las promesas bautismales.

Excelente ocasión para renovar consciente y fructuosamente el Bautismo que quizá recibimos como un regalo de la Iglesia y de nuestros padres cuando carecíamos del uso de la razón, pero no de la posibilidad de recibir la gracia de hijos de Dios y de comenzar a ser miembros de la Iglesia.

Culmina la celebración de esta magna solemnidad, la mayor del Año Litúrgico, con la liturgia del sacramento por excelencia, la Eucaristía, fuente y cumbre de toda vida espiritual cristiana.

Domingo de Resurrección
El Domingo de Pascua continúa durante el día esta alegría comenzada en la vigilia, y se prolonga como Octava durante ocho días, hasta el domingo siguiente, como si fuera la misma fiesta, y luego en el blanco glorioso de los aleluyas de Pascua hasta el día de Pentecostés inclusive, 50 días después.

¿Con qué conciencia y fructuosidad vivimos la Semana Mayor del año y, dentro de ella, el triduo-corazón del Año Litúrgico? ¿Soy un hombre, varón o mujer, de la Pascua, resucitado, luminoso y vivo, o arrastro una lúgubre y pesada existencia, habiéndome quedado en la hora nona del Viernes Santo y no habiendo sabido dar el paso hasta la Vigilia Pascual, hacia la luz esplendorosa donde la Palabra brilla con propio fulgor junto al Padre y al Espíritu Santo, resucitada corporal y gloriosamente para siempre, primicia de lo que seremos nosotros?

Gustavo Daniel D´Apice

______

Gustavo Daniel D´Apice es profesor de Teología de la Pontificia Universidad Católica Argentina. Laico consagrado y con dedicación especial a la investigación teológica. Enseña en la Universidad Católica de Cuyo, en un Instituto de Teología y Catequesis, hace aportes periodísticos gráficos y conduce programas teológicos de radio y TV.

 

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *