14 de febrero: Día del Amor y la Amistad

Comparte:

Amor que genera amor

El dinamismo del amor es sencillo: recibir amor lleva a dar amor. Y dar amor permite recibir más amor y crecer en el amor.

La novedad cristiana consiste en que Dios “nos amó primero” (1Jn 4, 19). Nos amó cuando estábamos lejos, cuando el egoísmo dominaba nuestros corazones, cuando no conocíamos la senda de la esperanza.

Por encima de nuestras injusticias, de nuestros pecados, Dios tomó la iniciativa. “En efecto, cuando todavía estábamos sin fuerzas, en el tiempo señalado, Cristo murió por los impíos; -en verdad, apenas habrá quien muera por un justo; por un hombre de bien tal vez se atrevería uno a morir-; mas la prueba de que Dios nos ama es que Cristo, siendo nosotros todavía pecadores, murió por nosotros” (Rm 5, 6-8).

Si el Amor dio el primer paso, si es posible el perdón al pecador arrepentido, si el Cielo está abierto y el banquete preparado, si el Cordero toma sobre sus hombros a la oveja perdida… entonces, es posible devolver amor, iniciar el camino de la caridad cristiana.

“El amor crece a través del amor”, nos recuerda el Papa Benedicto XVI. “El amor es «divino» porque proviene de Dios y a Dios nos une y, mediante este proceso unificador, nos transforma en un Nosotros, que supera nuestras divisiones y nos convierte en una sola cosa, hasta que al final Dios sea «todo para todos» (Cfr. 1Co 15, 28)” (“Deus caritas est”, n. 18).

El amor hoy quiere también penetrar en mi corazón, cambiarme desde dentro. Si me dejo amar, si me dejo encontrar, si me dejo perdonar, me uniré más a Dios. Desde Él miraré con amor a cada uno de mis hermanos, descubriré en ellos la presencia del mismo Amor que me ha salvado. Los amaré en Dios, y a Dios en ellos, pues “amor a Dios y amor al prójimo son inseparables, son un único mandamiento” (“Deus caritas est”, n. 18).

El amor genera amor. Hoy me dejaré amar y buscaré amar. Tengo ahora este día, estos momentos. Dios me espera y me susurra: “Con amor eterno te he amado: por eso he reservado gracia para ti” (Jr 31, 3).

Fernando Pascual

Comparte:
Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *