Reconciliación con la creación. La Iglesia católica se une al cuidado de la naturaleza.

Comparte:

Oficina de Prensa | Diócesis de Tepic

Más de 400 personas participaron el Encuentro anual de Nueva Evangelización que organizó la Diócesis de Tepic los días 4 y 5 de julio del presente. El evento fue presidido por Monseñor Luis Artemio Flores Calzada, Obispo de Tepic.

Especialistas del cuidado del ambiente expusieron el análisis de la realidad que está viviendo el planeta a la luz de la Encíclica que habla del Cuidado de la Casa Común –Laudato Si’– del Papa Francisco.

El Obispo de Tepic advierte que “el ser humano abusa de los bienes que Dios ha puesto en la tierra, se explota al planeta de modo inconsiderado; el ser humano se convierte en víctima de la degradación de la naturaleza”.

El Doctor Manuel Olimón Nolasco hizo hincapié en que el Papa Francisco no deja de insistir en la tarea insoslayable de interrogar a la conciencia, de aprender a discernir, a pensar y ponderar caminos antes de actuar. “Reconocer las periferias de nuestros ámbitos de vida, los espacios humanos descartados. Abandonar falsas seguridades”, conminó el historiador tepicense.

“La pérdida de la biodiversidad es consecuencia del individualismo y del consumismo”, señaló el Dr. David Velázquez Yáñez, del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente. “Se nos ha impuesto que el dinero es el valor absoluto, se ha imputado un mecanismo de acumulación por despojo, por encima del bienestar de la humanidad”, afirmó el también sacerdote jesuita. El Dr. Velázquez exhortó a que se hagan aunque seas pequeñas acciones cotidianas, ya que éstas pueden traer grandes beneficios.

El Maestro en Ciencias, Fernando Treviño Montemayor, compartió que él esta convecido de la urgencia de asumir el respeto por la tierra y por la vida en toda su diversidad. Alentó a cuidar la comunidad de la vida con entendimiento, compasión y amor; a construir sociedades democráticas que sean justas, participativas, sostenibles y pacíficas; para poder asegurar que los frutos y la belleza de la tierra se preserven para las generaciones presentes y futuras.

El ex director del Instituto Tecnológico de Tepic invitó a que nuestro tiempo sea un tiempo que se recuerde por el despertar de una nueva reverencia ante la vida; por la firme resolución de alcanzar la sostenibilidad; por el aceleramiento en la lucha por la justicia y la paz y por la alegre celebración de la vida.

Los participantes, entre los que se encontraban laicos comprometidos de las parroquias, religiosas, sacerdotes y seminaristas, se comprometieron a tareas específicas del cuidado del medio ambiente en sus propios entornos, a crear más conciencia del cuidado del planeta, a tener mas sensibilidad ante las personas que están pasando por graves necesidades; se comprometieron a mejorar los esfuerzos para pasar del egoísmo a tener un sentido más comunitario, para romper con los círculos viciosos de destrucción del planeta –la casa común–.

La asamblea reunida asumió, desde la representación de cada parroquia diversas acciones prácticas, aplicables según cada realidad; estas acciones prácticas están orientadas hacia el cuidado de la casa común desde las parroquias. Despertar la conciencia de todos para hacer de la creación un mundo mejor; no ser participes de la destrucción del ecosistema; cambiar de mentalidad y acoger al hermano con amor; compartir lo reflexionado con los grupos parroquiales y vivirlo; evitar los más posible el uso de artículos desechables; implementar campañas ecológicas desde las homilías dominicales; rescate y formación de lideres en comunidades para promover desde las familias el cuidado del medio ambiente; catequizar a los grupos para ser promotores del cuidado del medio; formar cuadrillas para recolectar-separar la basura; hacer un decálogo que incluya normas ambientales para animar a las comunidades; unirse a los esfuerzos de las comunidades para reforestar; uso de energía solar; y sobretodo crear conciencia del buen uso del agua; entre otras iniciativas.

Comparte:
Facebook Comments