Interés La Diócesis Visita Pastoral

Orientaciones para la Visita Pastoral

ORIENTACIONES PARA LA VISITA PASTORAL

DEL OBISPO A LA PARROQUIA

“LA VISITA PASTORAL, UNA GRACIA DE DIOS”

 

Introducción. En la exhortación apostólica post-sinodal PASTORES GREGIS, el Papa Juan Pablo II, de feliz memoria, nos recuerda la importancia de la Visita Pastoral. Después de indicarnos que la parroquia sigue siendo el núcleo fundamental en la vida cotidiana de la diócesis nos habla de la visita pastoral en los siguientes términos: “La visita pastoral es un auténtico tiempo de gracia y momento especial, único, para el encuentro y diálogo del Obispo con los fieles. El Obispo Bartolomé dos Mártires, que yo mismo beatifiqué a los pocos días de concluir el Sínodo, en su obra clásica STIMULUS PASTORUM, muy estimada también por San Carlos Borromeo, define la visita pastoral quasi anima episcopalis regiminis –alma de todo el gobierno episcopal– y la describe elocuentemente como una expansión de la presencia espiritual del Obispo entre sus fieles.

 

En su visita pastoral a la parroquia, el Obispo ha de dar prioridad al encuentro con las personas, empezando por el párroco y los demás sacerdotes, dejando a unos delegados, si es necesario, el examen de las cuestiones de tipo administrativo. Es el momento en que ejerce más cerca de su pueblo, el ministerio de la palabra, la santificación y la guía pastoral, en contacto más directo con las angustias y las preocupaciones, las alegrías y las expectativas de la gente, con la posibilidad de exhortar a todos a la esperanza. En esta ocasión, el Obispo tiene sobre todo un contacto directo con las personas más pobres, los ancianos y los enfermos. Realizada así, la visita pastoral muestra lo que es, un signo de la presencia del Señor que visita a su pueblo en la paz”.

 

El nuevo Directorio para el Ministerio Pastoral de los Obispos (APOSTOLORUM SUCCESORES) en la tercera parte del capítulo VIII trae una normativa producto de la experiencia pastoral de la Iglesia en muchos años. El presente instructivo es una especie de vademécum que quiere facilitar el desarrollo de la Visita Pastoral. Siguiendo el esquema presentado por el directorio mencionado podemos resaltar cinco aspectos:

  1. Carácter de la visita pastoral
  2. Realización de la visita pastoral
  3. Clausura de la visita pastoral
  4. Informe o acta sobre la visita pastoral
  5. Evaluación de la visita pastoral

 

  1. CARÁCTER DE LA VISITA PASTORAL.

De acuerdo a las normas de la Iglesia, el Obispo tiene la obligación pastoral de visitar toda la diócesis al menos una vez cada cinco años. En caso de que no pueda hacerlo personalmente delegará a otras personas de acuerdo con lo expresado por el Derecho Canónico (CDC 396- 398). La visita pastoral es una de las maneras más eficaces para mantener contacto con el mayor número de fieles posible. Es una gracia de Dios que obra como instrumento en la animación del pueblo de Dios y en el mantenimiento de una vida cristiana y apostólica. Sirve además la visita pastoral para examinar las estructuras e instrumentos utilizados en la pastoral de la Parroquia. Esta visión de conjunto le permitirá al Obispo hacer un diagnóstico de la situación parroquial y consiguientemente señalar caminos y hacer correcciones si es del caso. La visita pastoral debe estar siempre iluminada por la caridad pastoral. El Obispo o su delegado en visita pastoral debe ser siempre signo de la unidad de la iglesia particular y de la unidad con la Iglesia universal. A través de la visita Cristo tiene que estar representado y hacerse presente en su continua obra de redención. El Ceremonial de los Obispos y el Directorio Apostolorum succesores, dicen que la visita pastoral no es una tarea puramente administrativa, y en consonancia, el Derecho Canónico indica que la Visita Pastoral puede hacerse a todas las personas, instituciones católicas, cosas y lugares sagrados que se encuentran en el ámbito de la diócesis (CDC 397).

 

II- REALIZACION DE LA VISITA PASTORAL PASOS DE LA VISITA

Preparación

  1. Antes de la Visita Pastoral: el Párroco insistirá con los fieles que se trata de una acción evangelizadora. Aprovechará las presencia de los niños de catequesis para hablarles de la importancia de la Visita Pastoral, y en las semanas anteriores dará avisos, lo irá comunicando a la hora de las homilías y pedirá oraciones por que la misma tenga muchos frutos espirituales.
  2. El Párroco hará con antelación un programa que debe ser conocido por todos los fieles y aprobado por el Obispo o delegado visitante. Es muy importante que en el programa se prevean momentos en que los fieles puedan hablar y dialogar con el Obispo.
  3. Mediante alguna encuesta previa a la Visita es conveniente tener alguna información sobre la situación de los fieles, sus expectativas con respecto a la Iglesia, sus inquietudes, sus quejas etc. Hacer entrega de esos resultados al Obispo antes de la Visita. Esa información ayudará al visitante a tener un previo conocimiento de la situación.
  4. En un breve informe preparado por el Párroco, presentar los aspectos positivos de la Parroquia, los aspectos negativos o los problemas que de ordinario se presentan, las fallas que se pueden corregir, los planes para el futuro.
  5. Dar publicidad a la visita: carteles, radio, periódico, catequesis a los niños etc.
  6. Procurará tener al día todos los libros parroquiales: bautizos, confirmaciones, matrimonios, inventarios, libros de cuentas (por lo menos un libro de diario que es la base de las planillas), libro de Misas, etc. El Párroco debe revisar antes de la Visita todos los libros parroquiales y contar el número de bautizos, confirmaciones, matrimonios, confirmaciones registradas en los libros desde la última visita pastoral. Hay que tener debidamente preparados los informes económicos presentados a la Curia de acuerdo con el reordenamiento económico propio de la Diócesis. Hay que tener al día todo el soporte de ingresos y gastos con facturas según la norma legal.
  7. En caso de que haya partidas de bautismo u otros documentos no firmados por los párrocos anteriores, tenerlos listos para que el Obispo o delegado visitante autorice al actual párroco para firmarlos.
  8. En el programa debe dársele un puesto especial al encuentro con las autoridades y representantes de la comunidad o parroquia.
  9. Hay que leer el Acta de la Visita anterior para ver si se han cumplido las decisiones tomadas en dicha Visita y también por qué no se han cumplido algunas de las decisiones tomadas en la misma.

 

Ejecución de la Visita Pastoral

  1. Bienvenida por parte del Párroco de acuerdo con el Ceremonial de Obispos. Visita al Santísimo, palabras de recepción, Eucaristía.
  2. Encuentro con el mayor número de personas, de acuerdo a programa hecho con antelación por el Párroco ayudado por el Consejo Pastoral y el Consejo económico. Es conveniente hacer para el inicio de la Visita Pastoral una reunión con el Consejo Pastoral y el Consejo Económico.
  3. Encuentros básicos Párroco, Vicarios y otros clérigos que ayudan en las parroquias. · Consejo Pastoral y diferentes grupos organizados de pastoral. · Consejo Económico · Niños y jóvenes de la catequesis · Escuelas y otras instituciones · Algunos enfermos de la parroquia · Autoridades civiles, militares, policiales etc · Empleados de la parroquia · Centros educativos, escuelas, liceos, colegios etc. · Centros de salud · Visitas a enfermos · Barrios, aldeas y otros núcleos de la Parroquia · Religiosos de la Parroquia. · Dialogo con el Párroco · Visita al cementerio·.
  4. Revisión del archivo parroquial, de los libros parroquiales. Revisar la marcha del reordenamiento económico y los informes que mensualmente se presentan en la Curia. Tener bien ordenados en el archivo de la Parroquia los Boletines de la diócesis y un inventario escrito actualizado de los bienes muebles e inmuebles de la Parroquia así como de todas las pertenencias que se encuentran dentro de los templos.
  5. Inspección del templo, la sacristía, la casa parroquial, y de los lugares conexos. – Verificar el estado de la Casa Parroquial. Planta física, baños, cocina, pintura, limpieza, mantenimiento, aseo, orden etc. – Verificar el estado y mantenimiento del templo. Aseo y orden en la Sacristía. Revisión de los vasos sagrados y de los ornamentos.
  6. Si hay la ocasión, celebrar bautizos, bodas y unción de los enfermos.
  7. Confesiones por parte del Obispo, pueden hacerse durante la Misa que celebra el Párroco.
  8. Entrevistas personales solicitadas, y establecer los horarios de entrevistas con niños, jóvenes, ancianos, enfermos, hogares, etc.
  9. Las colectas que se hagan en las Misas celebradas por el Obispo junto con el estipendio si lo hay serán para el Seminario. En la preparación de la visita hay que motivar a los fieles sobre la importancia del Seminario.

 

III- CLAUSURA DE LA VISITA.

La clausura se hará en una Eucaristía solemne con la participación del mayor número de fieles para dar gracias a Dios por el don de la Visita Pastoral. La colecta de todas las Misas presididas por el Obispo, o su delegado, serán para el Seminario y serán entregadas al Obispo visitante o a su delegado.

 

IV- INFORME SOBRE LA VISITA PASTORAL

  1. El Obispo visitante o su delegado levantará un Acta detallada de la Visita que será asentada en el Libro de Gobierno. Conviene hacer copia de esa Acta para el Archivo Parroquial, y en lo posible para el archivo de Visitas Pastorales de la Curia. Estos recaudos servirán para hacer evaluaciones posteriores de la visita por parte de quien la hizo o de un delegado (AS 224).
  2. Dar a conocer el Acta a los diferentes grupos de apostolado y consejos Parroquiales.

 

V- EVALUACION DE LA VISITA PASTORAL.

Este aspecto es muy importante y los frutos de la visita dependen en gran parte del mismo. Habrá una reunión del Párroco y sus colaboradores para evaluar la Visita Pastoral y proyectar sus frutos hacia el futuro. Posteriormente informar al Obispo visitante sobre esta reunión. El Obispo visitante hará el seguimiento del cumplimiento de las disposiciones que con motivo de la Visita Pastoral se han tomado en la parroquia visitada. La caridad pastoral nos exige tener la parroquia en las mejores condiciones de tal manera que cuando haya un traslado o un cambio de Párroco, el nuevo pueda tener las comodidades indispensables. Durante la Visita Pastoral el Obispo o el delegado visitante estará orientado por los consejos que el Directorio Apostolorum Successores indica para el mejor trabajo pastoral que debe realizarse (AS 223) Se agradece a los Señores Párrocos hacer las sugerencias que puedan enriquecer esta gracia de la Visita Pastoral.

 

LA VISITA PASTORAL EN EL CEREMONIAL DE OBISPOS.

1179 El Obispo revestido con las vestiduras descritas en el n. 63 es conveniente que sea recibido, según las circunstancias y las características de los lugares.

Si parece conveniente el clero y el pueblo lo recibirá y saludará solemnemente a la puerta de la Iglesia o en la Iglesia misma. Donde pueda hacerse, y se crea conveniente, condúzcase al Obispo a la Iglesia con canto festivo.

La sobria solemnidad de la recepción del Obispo sea signo de amor y de devoción del pueblo fiel hacia el buen pastor.

1180 El Obispo es recibido a la puerta de la iglesia por el Párroco, revestido con capa pluvial.

Este le ofrece la imagen del Crucifijo para que la bese y en seguida le da el aspersorio con agua bendita, con la cual el Obispo se asperja a sí mismo y a los presentes.

En seguida el obispo después de una breve oración en silencio delante del santísimo Sacramento, se acerca al presbiterio y saluda al pueblo y les platica brevemente de la visita pastoral. Y celebra la Eucaristía de apertura de la visita pastoral.

Durante la visita pastoral puede también administrar otros sacramentos, vgr.: La confirmación, la visita a los enfermos, la visita al cementerio para orar por los difuntos acompañado de los fieles y hacer la aspersión de los sepulcros.

 

+ Luis Artemio Flores Calzada

8º Obispo de Tepic

 

Facebook Comments
Comparte: