¿Iglesia y día de muertos?

La celebración de Día de Muertos, es una tradición mexicana que no podemos pasar de largo. Todos la conocemos, y todos en algún momento hemos participado de ella. Sin duda es una joya en el vagaje cultural de nuestro país que ha destacado en tantos lugares del mundo y por la cual, también, somos reconocidos.

Esta tradición tiene como fin recordar de la manera más extravagante y especial a los seres queridos que ya no están en este mundo. Es por ello que se visitan los cementerios y se montan altares donde se coloca lo que era propio de la persona difunta. De esta manera rendimos homenaje a aquellas personas que nos amaron y marcaron profundamente nuestra vida.

Por supuesto, como Iglesia nos unimos a esta tradición pero desde lo que creemos.

Como pecadores obtenemos la muerte, la muerte del cuerpo y del alma, pero alguien pagó por nosotros. Vino Cristo  y con el sacrificio de la Cruz, venció la muerte y nos hizo partícipes de la inmortalidad junto a Él. Nuestra esperanza no queda truncada, no se reduce a la defunción y aunque asimilarlo es difícil, el Señor nos invita a confiar que la eternidad debe ser nuestra mayor aspiración.

Encontremos en esto la esperanza, para que lleguemos a proclamar con nuestra boca, las palabras del apóstol San Pablo: para mí la vida es Cristo y la muerte una ganancia (Flp 1, 21).

No olvidemos que lo mejor que podemos ofrecer a nuestros seres queridos difuntos es nuestra oración, para que prontamente gocen de la presencia eterna del Señor.

Lic. Julyssa Gómez

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *