Semana Santa en el Santuario de Nuestra Señora del Rosario de Talpa

Con gran júbilo se vivió la Semana Santa en la parroquia de Talpa donde los fieles peregrinos demostraron como cada año, la promesa de regresar a los pies de nuestra ‘Chaparrita’, ‘LA MILAGROSA’ como fiel intercesora ante Dios Padre por las súplicas de sus hijos, y tradiciones que con el paso del tiempo pasan de generación en generación.

Para nosotros los bautizados es la época del año más intensa en cuanto lo marca la Liturgia, siendo el Santuario de Talpa un albergue para todo fiel que busca descanso, confesión, momentos de paz y encuentro con Dios por intercesión de la Virgen de Talpa, a la cuál llegan de diferentes maneras: caminando, cabalgatas, bicicletas etc.. cruzando horizontes y fronteras sin importar el cansancio físico, pues la Fe mueve sus corazones y todo se consuma al mirar a la Madre con ternura, donde el silencio rompe y estalla el llanto.

Momentos de reflexión, oración , que nos acercan a los misterios de la Pasión, muerte y resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, de una manera especial este Año Jubilar que todo fiel peregrino pudo ganar indulgencia plenaria rumbo a los 375 años de la Renovación Milagrosa de Nuestra Señora del Rosario de Talpa.

Todas las celebraciones  liturgicas de esta semana estuvieron nutridas de Fe, Caridad y Esperanza.

Iniciando con el Domingo de Ramos recordándonos a nuestro único Rey y Señor de nuestras vidas: Jesús.

Posteriormente el Triduo Pascual el Jueves Santo: La Institución de la Eucaristía, Orden Sacerdotal y el mandamiento nuevo del AMOR, con la celebración de la Santa Misa 7:00 pm. Este día recordamos la Última Cena de Jesús con sus Apóstoles en la que les lavó los pies dándonos un ejemplo de servicialidad. En la Última Cena, Jesús se quedó con nosotros en el pan y en el vino, nos dejó su Cuerpo y su Sangre. Es el Jueves Santo cuando instituyó la Eucaristía y el Sacerdocio. Al terminar la Última Cena, Jesús se fue a orar al Huerto de los Olivos. Ahí pasó toda la noche y después de mucho tiempo de oración, llegaron a aprehenderlo.

También se llevó a cabo el prendimiento del Señor, el rezo del Santo Rosario y procesión del silencio de la Capilla de San Rafaél, para culminar en la Basílica, donde la Madre le sede el trono a su hijo, para ser adorado por todo fiel católico, preso en el Sagrario.

El viernes Santo en ningún lugar del planeta se celebra la eucaristía y Talpa no fue la excepción, recordamos la Pasión de Nuestro Señor: su prisión, los interrogatorios de Herodes y Pilato; la flagelación, la coronación de espinas y la crucifixión. Se realizaron los siguientes actos de piedad:

10:00 am Via Crucis

6:30 pm Oficios de la Pasión del Señor

9:00 pm el Rosario del Pésame y procesión con la Imagen de la dolorosa alrededor de la Basílica.

Todas las celebraciones presididas por el párroco y rector: Pbro. Roberto Villalobos Valencia.

El sábado santo es el día más importante y más alegre para todos nosotros, los católicos, ya que Jesús venció a la muerte y nos dio la vida. Esto quiere decir que Cristo nos da la oportunidad de salvarnos, de entrar al Cielo y vivir siempre felices en compañía de Dios. Pascua es el paso de la muerte a la vida.

Se recuerda el día que pasó entre la muerte y la Resurrección de Jesús. Es un día de luto y tristeza pues no tenemos a Jesús entre nosotros. Las imágenes se cubren y los sagrarios están abiertos. Por la noche se llevo a cabo una Vigilia Pascual 9:00pm, para celebrar la Resurrección de Jesús. Vigilia quiere decir “la tarde y noche anteriores a una fiesta.”. En esta celebración se acostumbra bendecir el agua y encender las velas en señal de la Resurrección de Cristo, la gran fiesta de los católicos.

!Felices Pascuas!

EL VIVE CELEBRA LA RESURRECCIÓN

José Antonio Colmenares | Basílica de Talpa

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *